martes, diciembre 11, 2007

13 rosas

Hoy es 11 de diciembre. No creo mucho en la simbología de los números (por ejemplo, el 11) y en las casualidades de la vida, ¿qué le vamos a hacer? Pero en ocasiones uno es incapaz de dejar de pensar en lo que representan algunas fechas, ciertos lugares y palabras que puede llevarse el viento...
Ahora también se me viene a la cabeza "13 rosas rojas" (12+1=13), no tanto el blog de un amigo y compañero, ni uno de los libros que leí hace años, ni la fundación cuya labor también sigo desde que se constituyó en 2004, ni siquiera la trágica historia de estas compañeras/camaradas... Hoy no quisiera tener tan presente la película que narra la barbarie de la Guerra Civil, la represión franquista y la injusticia a la que fueron sometidas estas 13 jóvenes. Puedo asegurar que no olvidaré el marco y el día en que la vi y el impacto y conmoción que me provocaron muchas de sus secuencias que ya había escuchado a mis mayores desde niño... Son múltiples las iniciativas que se están llevando a cabo en pro de la recuperación de la memoria histórica en nuestro país, y hoy destaca una grata noticia: la aprobación definitiva de la Ley de Memoria Histórica.
"Que mi nombre no se borre de la Historia", es la frase lapidaria con la que termina esta película. Yo añadiría otra que, aunque no se menciona en la película, bien puede reflejar estados de ánimo, actitudes ante la vida y formas de afrontar los mazazos que nos dan, algunas veces poniéndonos a prueba: "Cuánto sufrimiento puede llegar a soportar el ser humano".
PD: Prometo no volver a hacer otra crítica cinematográfica porque soy un desastre... Aunque viene bien escribir lo que uno piensa/siente en un momento para desahogarse, públicamente o no.

4 comentarios:

María Núñez dijo...

Pues si Juanmi, yo soy de las que piensa como tú. Siempre hay que decir lo que se piensa aunque eso conlleve a hacer daño a alguien, somos libres, aunque a veces no sabemos como y de que forma utilizamos la libertad que tenemos, y muchos, la convierten en libertinaje. Y es eso, con lo que te entran ganas de dejar de luchar, de dejar de creer en un proyecto, y cuando comienzas a desconfiar de todo aquel que un día intentó ayudarte y que de hecho lo hizo, para ahora pisotearte e intentarte enterrar en el fondo de un pozo sin fondo (valga la redundancia) para que no vuelvas a ser tu misma. Es triste, ver como en Cuba, ese país tan libre, como algunos creen, se detiene a 8 españolas, o fueran de la nacionalidad que fueran, por reivindicar la libertad que no tienen. Unos tanto y otros tan poco, por eso, como dice mi amigo Aristóteles, en el término medio está la virtud.

Y en cuanto a "13 rosas" si te digo que aun no la he visto no me crees... pero no he sacado un huequito, asi que cuando pase el Congreso Provincial, no me lo voy a pensar dos veces y voy a ir al Cine, que buena falta me hace. Y opino lo mismo que ellas, siempre hay que luchar por los valores en los que uno cree para poder hacer historia. Asi que, y aunque suene un poco prepotente, lo intentaremos, por lo menos para no parecernos a quiénes han llevado a cabo la corrupción para conseguir sus metas a toda costa.

Un besito.

David Santos Holguín dijo...

13 rosas.. que historia!!

The Dave dijo...

11 de diciembre...9 de septiembre, 10 de septiembre, 6 de diciembre, 15 de enero, 3 de abril, 14 de mayo...

Fechas, memorias, risas, alegrias enfados y tristezas compartidas.

"Cuánto sufrimiento puede llegar a soportar el ser humano". Tanto como quepa en un corazón. Ya tienes la frase completa. Que, por cierto, es mia, no le busques autor famoso.

Quizá tú pierdas un 11 de diciembre un 3 de marzo... pero yo pierdo un calendario de recuerdos y dedicación.

La lealtad sólo es algo que practican los necios que conocen el dolor de la deslealtad.

Aquí tienes otra frase de las mias. Que pena que signifiquen tan poco estos valores en la sociedad en la que vivimos. La ley HUMANA que no está avalda por una sanción, no es ley.

Eso sí, seremos todos hombres y mujeres de buen provecho en el furuto, pese a todo, la memoria es muy selectiva.

JUAN MIGUEL MÉNDEZ PEÑA dijo...

"Cuánto sufrimiento puede llegar a soportar el ser humano. Tanto como quepa en un corazón". Tanto como también esté uno dispuesto a soportar/evitar, añadiría yo. No quisiera entrar a "medir" el sufrimiento, porque sería algo absurdo en estos momentos; ni a valorar las "pérdidas" que TODOS podemos llegar a tener en esta vida.

Las leyes son simplemente INSTRUMENTOS para la resolución de conflictos de intereses; y, como obras humanas, son IMPERFECTAS. La lealtad, al igual que el honor, es un valor subjetivo que cuesta encontrar en las cualidades de una persona; también a veces prejuzgamos antes de conocer...

Con tu comentario, mi post tiene más sentido. Sin que sirva de precedente, te lo publicaré porque nunca he vetado aún ninguno. Pero prefiero dar por zanjado, por mucho que duela, este asunto.

Termino también con una frase: "El amor es como un reloj de arena: mientras se llena el corazón, el cerebro se vacía". Lo mejor es acostarlo para que deje de fluir la arena...