miércoles, marzo 12, 2008

Victorias y derrotas

Días de alegría y nostalgia que me hacen recordar algunas fechas concretas y enseñanzas que no se aprenden en ninguna universidad:

3 de marzo de 1996: "DULCE DERROTA". El Partido Popular gana por primera vez las elecciones generales. José María Aznar consigue su propósito de desbancar de la Presidencia del Gobierno a Felipe González, un líder que resistió a pesar de la oposición de acoso y derribo a la que fue sometido, sobre todo en la legislatura anterior, por parte de varios grupos de presión dirigidos por la derecha. Aquél día recuerdo lo que me dijo mi abuelo paterno en una de las muchas “tertulias” que manteníamos: "Juanito, a partir de ahora te vas a enterar de lo que es la derecha cuando manda; no creo que vuelva a conocer un gobierno socialista porque va a costar mucho que estos sinvergüenzas vuelvan a la oposición...". "Abuelo, no será para tanto", me limité a decirle ingenuamente. Por desgracia, mi abuelo Juan murió 3 meses después.

12 de marzo de 2000: "AMARGA DERROTA". Desde aquella noche Aznar ya no hablaría más catalán en la intimidad y sus hooligans celebraron su abrumadora victoria al grito de "Pujol, enano, habla castellano". Desde 1996 el PSOE había vivido una crisis de liderazgo: el nuevo Secretario General, Joaquín Almunia, fue finalmente el cabeza de cartel, pero le resultó difícil recuperar la confianza de la mayoría social. Mi padre, militante de base activo del Partido que años antes votó a Josep Borrell en las primarias, me dijo en ese momento: "Ahora sí está claro que, como no levantemos cabeza, tenemos PP para rato; teníamos que haber presentado a Borrell como candidato...". No sé si con el catalán hubiéramos ganado, pero quizás con él la derrota no hubiera sido tan amarga. Aquél mismo año, en el 35º Congreso Federal Ordinario del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero fue elegido líder del PSOE; recuerdo también cómo mi padre había apostado por José Bono por considerarlo "el mejor y más conocido" de los cuatro candidatos que optaban a la Secretaría General.

14 de marzo de 2004: "AMARGA VICTORIA". Tras una legislatura de despotismo y arbitrariedad de la derecha en el Gobierno, y con la oposición constructiva de un PSOE cohesionado y fortalecido, José Luis Rodríguez Zapatero nos devuelve la ilusión de conseguir una España mejor, con "otra forma de ser y de gobernar". Aquel 14 de marzo ganamos unas elecciones tras aquellos fatídicos días de incertidumbre, de manipulación informativa del Gobierno del PP y de la rebelión social del "PÁSALO" a raíz de los atentados terroristas del 11-M en Madrid, los más sangrientos de la democracia. El escenario de nuestra victoria estaba salpicado por la sangre de centenares de víctimas y por la indignación de un pueblo que se sentía engañado y hastiado de la prepotencia de Aznar y su camarilla. Las palabras de mi abuelo en 1996 cobraron vigencia en 2004; a partir de entonces, y tras la retirada de las tropas españolas de Irak, también mi padre empezó a creer que “Zapatero era mucho Zapatero”.

9 de marzo de 2008: “DULCE VICTORIA”. El PSOE ha revalidado la mayoría en las elecciones generales más reñidas de nuestra historia. El PP de Mariano Rajoy ha perdido por segunda vez consecutiva frente al "bobo solemne" de ZP, tras una campaña electoral sin precedentes en la democracia pero también enturbiada al final con el asesinato del compañero Isaías Carrasco en manos de ETA. La victoria socialista se palpaba desde meses antes; sólo esperábamos saber con qué diferencia frente al PP, que en los últimos años pretendía recuperar el poder utilizando en vano las mismas artimañas que en la legislatura de 1993-1996. Esta vez la participación ha sido clave y la ciudadanía ha respondido masivamente en las urnas “votando con todas sus fuerzas”.

El pasado domingo sentí que mi voto valía por tres: por mí, por mi padre y por mi abuelo. Esta ha sido para mí una “agridulce” victoria porque los echo más en falta en momentos como este. Si es verdad que hay Cielo, estoy seguro de que también ellos, como buenos socialistas, están celebrando que hemos ganado las elecciones. A mí sólo me queda imaginar sus miradas cómplices mientras admito que tenían más razón que un santo.

15 comentarios:

Antonio Quintana dijo...

Estimado amigo espero que todo sea para bien,así lo decidio el pueblo español.

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

En política, como en el deporte, siempre es bueno reconocer la victoria del adversario. Dice mucho de ti que reconozcas abiertamente QUE EL PUEBLO ESPAÑOL DECIDIÓ. Ahora, y por el bien de nuestra democracia y de la estabilidad institucional, convendría que en lo sucesivo tú y tus compañeros hagáis un esfuerzo por cambiar de estrategia y ejercer una oposición seria y constructiva.

intoxicado dijo...

Chaval, por la edad.
Compañero, por lo que compartimos. Adelante.

Mi respeto y mi admiracion.

prosikito dijo...

para cuando esa asociación para recuperación de la memoria..me interesa mucho a pesar de algunos...

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

INTOXICADO: Gracias por tus amables palabras. ¿Puedo saber quién eres? Un cordial saludo.

STEVEN: Ya quedaré un día contigo y te pondré al tanto sobre la asociación y otros proyectos que tengo en mente; ahora apenas tengo tiempo porque desgraciadamente ando de hospitales desde la semana pasada... Un consejo: procura no sacar tanta punta en todo lo que dices ("a pesar de muchos"); te lo dice alguien que tiene también el mismo vicio de 'no dar puntada sin hilo'. ;)

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

INTOXICADO: He recibido en mi buzón de correo tu nuevo comentario; cumpliré tu petición de no publicar su texto en el blog. Simplemente permíteme que te diga que siempre he admirado a personas como tú que hicieron lo mismo que yo a mi edad, pero en condiciones más difíciles. Hoy, gracias a tu generación, yo puedo difundir mis ideas libremente con esta "vietnamita" digital en pleno siglo XXI. En lo sucesivo, me gustaría mantener el contacto contigo: escríbeme a mi dirección personal, que es jmmendez_alconchel@hotmail.com. De esta manera podré explicarte cómo has podido encontrar mi blog enlazado en el de la persona a la que aludes en el comentario. Un saludo.

prosikito dijo...

esto es clientelismo...solo ofreces tus servicios a algunos y en privado ...cierre de blog de juan miguel peña ya ¡¡¡
justizia en huelga ¡¡
y los de los sueldos basuras sin seguir quejandonos ¡¡¡

prosikito dijo...

tintiriritintinririr

perrea perrea ¡¡¡¡

comenta----> www.prosikito-extremadura.blogspot.com

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

Steven, Steven... Mira que eres celosillo, ¿eh? Ese "servicio privado" (como dices tú) no es más que alguien que no tenía mi dirección de correo electrónico y me hizo un comentario pidiéndome que no publicara su contenido. ¿JustiZia en huelga? Nos tendremos que poner en huelga, sí. Yo tardaré en escribir un nuevo post. Un saludo.

prosikito dijo...

juanmiguel todo esto es coña no lo decia por nada solo que a veces se me va la bola jaja y me gusta divertirme, mas aun picarte a ti sabiendo como reaccionaras jaja.
Un abrazo

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

Tienes razón, me pico enseguida. En realidad, no sabía a qué te referías. Estoy de acuerdo contigo con eso de que se te va la bola. JAJAJA. Un abrazo.

Silvia dijo...

compi, es increible lo que podemos disfrutar, es increible lo que nos ponen en nuestras manos, es increible el valor de la democracia....
Un abrazo

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

Gracias, Silvia, por enviarme la foto con MariTere. Comparto contigo tu valoración de lo que disfrutamos. Creo que nuestro cometido es no caer en la autocomplacencia y el conformismo; no todo está conseguido ni garantizado de por vida. Desgraciadamente aún hay que luchar contra muchos focos de miseria, desigualdad, intransigencia, nostalgia y cinismo político. Un abrazote.

Anónimo dijo...

Muy bonito!

Sara

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

¿Bonito? ¿En qué sentido? Nos conocemos? Un saludo.