viernes, julio 04, 2008

2 años, 100 posts

Por estos días hace exactamente dos años que puse en funcionamiento este espacio de reflexión, este vehículo ideas... Con esta que escribo ahora, son ya 100 entradas las que tiene el blog al que titulé IN DUBIO PRO LIBERTATE casi por un acto reflejo, aunque para mí la denominación por la que opté va cogiendo paulatinamente más sentido.

Desde que
un compañero me animó a adentrarme en un, por entonces, reducido e incipiente grupo extremeño de 'blogueros/as', desde aquel agobiante y frustrante mes de junio de 2006 me propuse a mí mismo el reto de aprovechar las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías de la información y mantener en la medida de lo posible este blog con un fin primordial: exportar mis ideas por todos los rincones de la Tierra e importar otras ajenas que me ayudaran a aprender de los demás para ser un buen ciudadano y mejor persona, aplicando siempre la máxima de la libertad constitucionalmente entendida. En ocasiones uno llega a sentir, incluso, más vértigo que si estuviera hablando públicamente ante un grupo de varios cientos de personas, todo ello por ser consciente de que la 'blogosfera' puede resultar un "escaparate de ideas" con cientos de millones de lectores en potencia.

Atrás queda el tiempo en el que uno sentía la necesidad imperiosa de difundir una idea a un grupo indeterminado de ciudadanos a través de la prensa escrita (por ejemplo) y se encontraba conque ésta era un sanctasanctórum al que sólo unos pocos "privilegiados" podían acceder. Ahora, en igualdad de condiciones todo el mundo, la magia y la grandeza de la 'blogosfera' me ha permitido mostrar con total libertad y de una forma más o menos ordenada mis reflexiones desde un punto de vista joven, progresista, observador y crítico con lo que nos rodea, amén de comprometido con los principios y que poco a poco he ido asimilando y respetuoso con los que me hayan podido plantear desde el otro lado. En unas ocasiones habré acertado en mis análisis de la realidad; en otras, en cambio, habré errado; pero siempre he procurado ser coherente y matenerme fiel a mí mismo, rectificando humildemente cuando ha sido necesario.


Ciertamente, en gran parte este ha sido también un instrumento político al servicio del ideal de sociedad que yo concibo, haciendo interpretaciones de la actualidad de cada momento. A veces también me he animado a contar lo que pasa en mi entorno público más inmediato. Incluso, en contra de mi voluntad, a veces he llegado a manifestar veladamente sentimientos y estados de ánimo que sólo plasmaría por escrito en el tradicional diario de llave y candado. Cada cual escribe en su blog lo que le apetece, pero yo no creé este espacio para llorar mis penas y mostrar mis debilidades; siendo un ser humano más, prefiero dejar ciertas cosas en el ámbito de lo privado.

Tampoco era mi afán que este "cuaderno de bitácora" me sirviera para adquirir notoriedad ni nada por el estilo... Comparto con otro
amigo y compañero más nuevo en estas lides la razón de ser que para algunos pueden llegar a tener los blogs. Sé que en otros somos más proclives a promocionar o divulgar lo que hacemos en determinados ámbitos de nuestra vida, pero este blog es simple y llanamente una ventana abierta al mundo para mostrar, adquirir y contrastar pareceres sobre cualquier cuestión.

También soy consciente de que a este blog le han salido muchos enemigos que, viendo lo que escribo en él de vez en cuando, deciden embarcarse en la aventura de crear uno o hacer comentarios de forma anónima para rebatirme. Por contra, este blog no fue concebido para ir en contra de nadie en concreto ni con la idea de cebarme con nadie; eso para mí sería demasiado aburrido. Es por ello por lo que a veces me divierte seguir esos mismos blogs en el que pierden el tiempo intentando hacer daño en lo personal porque resulta más fácil despotricar por este medio que hacerlo mirando a los ojos. Pero, en fin, de todo tiene que haber en la viña del Señor...

Dos años, cien posts. Efemérides y juegos numéricos aparte, lo cierto es que espero mantener este blog (y los que lo complementan) en lo sucesivo, manteniendo la misma línea y el mismo compromiso social que me impulsó a crearlo.

6 comentarios:

Blog de Paco Piniella dijo...

Enhorabuena compañero!!!
A por ellos que son pocos, bajitos y casposos!!!
Jajaja... Un saludo,
Paco

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

¡Gracias, Paco! ¿Cómo has descubierto mi blog? Me alegra que me sigas; yo en lo sucesivo seguiré también el tuyo (enseguida te enlazo). Encantado de conocerte, un saludo, compañero.

prosikito dijo...

jajajaja enhorabuena caudillo mío ¡¡
que tal la conversación de ayer, puntúala jaj

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

¡Gracias, hombre! La puntúo con un notable alto; ya sabes que soy muy exigente... Te perdiste unas buenas jornadas en Fregenal. Espero que, al menos, lo hayas pasado bien en la boda.

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Me gusta mucho no sólo que hayas perseverado en la idea del blog, sino que, en mi opinión, hayas mejorado NOTABLEMENTE las habilidades expresiva y argumental. Si se me permite una sugerencia en día de aniversario, yo no dedicaría tanto tiempo a justificar lo que digo. Haría entradas más cortas, más directas y más argumentadas. Enhorabuena y a seguir, efectivamente, con tu compromiso social, que es más importante que el modo del mismo.
¡Suerte compañero!

Juan Miguel Méndez Peña dijo...

¡Muchas gracias, Juan Antonio! Siempre perfilando, siempre mejorando... Nunca me cansaré, pero también soy consciente de que la perfección no es un fin sino un medio ;) Mañana nos veremos en Mérida, aunque no sé que tal te sentará que llegue 2 horas tarde al curso por caso de fuerza mayor... Un abrazo.