lunes, febrero 26, 2007

Carnaval, carnaval...


Después de una intensa semana, ya ha finalizado el Carnaval de ALCONCHEL, una fiesta muy arraigada en nuestro pueblo que nunca dejó de celebrarse, ni siquiera en los años del miedo en que el hecho de llevar una máscara era considerado como pecado y/o delito… El sábado, que estuve en una reunión en Mérida, pude ver en un receso cómo en la calle Calvario los costaleros ya estaban sacando las andas en peso, preparándose para Semana Santa; los alconcheleros, en cambio, preferimos que Don Carnal se quede con nosotros una semana más, aunque coincida con Doña Cuaresma. Ya llegará después el tiempo de recogimiento y de penitencia como Dios manda...

En realidad, llevamos más tiempo en vilo con los preparativos de la fiesta, el seguimiento de la actuación de la murga femenina “Las Cachorras” en el concurso de Badajoz, el diseño y confección de la indumentaria de los diferentes grupos (en mi caso, cuatro trapos viejos bastaron…), los ensayos para la actuación de los desfiles y de la Gala del Carnaval en la Casa de la Cultura, etc. Me gustaría también destacar la grabación de un programa especial de radio sobre el Carnaval en ALCONCHEL; estoy seguro de que será el primero de una larga serie de programas que mi amigo y ‘adversario’ político Víctor Piñana y yo llevaremos a cabo en lo sucesivo, gracias a la confianza que ha depositado en nosotros otro amigo, José Ramón Ramallo, poniendo a nuestra entera disposición su flamante emisora de radio para que divulguemos noticias de interés para los jóvenes de la localidad.

Sin duda, yo me quedo con los sonidos de los timbales de “Los Kaborumbas”, que animaron todo el tiempo las calles del pueblo, y también una semana antes las de Villanueva del Fresno; me quedo también con el prestigio que “Las Cachorras” han dado a ALCONCHEL en el concurso de murgas pacense, en el que quedaron el listón bien alto (me hubiera encantado estar presente también en la magnífica actuación que hicieron en el pueblo); aplaudo la valentía, la perseverancia y las ganas de animar al pueblo de la Asociación de Mujeres "La Esperanza"; no dejo de sentirme orgulloso por la celebración de NUESTRO tradicional "Juego del Entregá", que bien podríamos luchar para que se declarase fiesta de interés turístico; no puedo tampoco olvidar la espontaneidad y la originalidad de los grupos el Día de la Máscara, el humor jaranero de las pandillas de “mostrencos” (y no tan "mostrencos") del pueblo, el anonimato del personal preservado por la máscara y el disfraz, esos bailes al ritmo de la reiterada –y ya un poco cansina- rumba portuguesa, etc.

Con el entierro de la sardina del domingo ha finalizado el Carnaval. Este año se ha podido notar más ambiente “carnavalero” en el pueblo; estoy seguro de que esto irá en aumento, puesto que sé que hay jóvenes que ya están pensando en el diseño del disfraz del próximo año… Nuestro sentimiento hospitalario (ALCONCHEL, lugar de encuentros), la voluntad del Ayuntamiento y de los grupos, además de nuestra capacidad para trabajar en grupo son ingredientes indispensables en estos casos. Soy consciente de que es difícil mantener el espíritu participativo de la vecindad y por eso muchas veces hay que predicar con el ejemplo. Así que, el próximo año... ¡A DISFRAZARSE!

No hay comentarios: